Los coches eléctricos han sido diseñados como una posible solución para reducir las emisiones del efecto invernadero, pero debido a su alta tecnología pueden resultar costosos.

Estos modelos de híbridos resultan una excelente alternativa económica para migrar hacia la electrificación.

La combinación del motor a combustión y eléctrico; sus dos fuentes de energía controlan el funcionamiento de las ruedas. El modelo eléctrico funciona a través de una batería recargable y a una velocidad máxima establecida para lograr la adrenalina que se quiere al estar al frente del volante.

¿Cuántos tipos de Coches Híbridos existen?

Según datos de la Asociación de Fabricantes, las matriculaciones de los Coches Híbridos han aumentado en un 68%; cada día son más los compradores que se inclinan hacia los coches ecológicos. Existen cuatro tipos según su principio de funcionamiento:

Híbrido en paralelo

Conocido también como semi-híbridos, los dos motores tanto el eléctrico como el de combustión trabajan de forma simultánea enviando energía a las ruedas y logrando una velocidad deseada.

En este tipo de coches el motor eléctrico solo sirve para inyectar más potencia al convencional; es más económico que los otros híbridos. Su motor eléctrico se recarga a medida que va funcionando el vehículo.

Si quieres instalar un punto de recarga para tu vehículo híbrido en tu vivienda, garaje o comunidad, ponte en contacto con nosotros.

Híbrido en serie

Las ruedas no son alimentadas por el convencional, este solo se encarga de generar la energía que alimenta la batería para que el eléctrico haga funcionar el vehículo; una vez que la batería está llena, el de combustión se apaga.

Cuando se agota la batería del motor eléctrico, el convencional entra en funcionamiento, hasta que esta se carga, lo que permite un ahorro considerable de combustible y menos emisión de agentes contaminantes.

Híbrido combinado

Son conocidos como full-hybrid; sus dos motores hacen funcionar el vehículo de forma indistinta, el conductor puede elegir el modo eléctrico para hacer circular el vehículo sin producir emisiones de CO2. Los dos motores funcionan combinados para potenciar la aceleración del coche.

No necesitas enchufar la batería del eléctrico, ya que el combustible genera la energía que este necesita. Sin embargo, es bueno saber que el uso del modelo eléctrico resulta un poco limitado.

Híbridos enchufables

Este modelo en el motor eléctrico es el que predomina, ya que este funciona sin depender del convencional.

El eléctrico se alimenta mientras se usa el convencional, pero lo ideal es dejarlo enchufado toda la noche para una carga más efectiva.

Aunque resulta más costoso adquirirlo que los otros híbridos, son más económicos porque el consumo de combustible es mínimo por lo que la emisión de agentes contaminantes también es mínima; este ahorro de combustible, lo convierte en una buena inversión a largo plazo a la vez que se protege el medio ambiente.

Los híbridos en serie son una excelente alternativa para ahorrar combustible, son suaves y silenciosos.

Su avanzada tecnología permite reducir la emisión de sustancias contaminantes lo que contribuye a cuidar el medio ambiente. Su mantenimiento resulta más económico para cada persona para así poder lograr tener un gasto mensual acorde a las necesidades.