Estamos en una nueva en la que vemos cómo cada vez hay más cantidad de coches eléctricos por las carreteras, ¡Y es genial! Porque eso significa que cada vez somos más conscientes de que existe una manera de desplazarnos ecológica y mucho más responsable con el medio ambiente.

Y en esta ocasión queremos contarte cómo funcionan los coches eléctricos. Así sabrás por qué ofrecen tantas ventajas tanto para nuestro bolsillo como para la disminución de la contaminación de nuestro planeta.

Si quieres instalar un punto de recarga en tu vivienda, garaje o comunidad, ponte en contacto con nosotros.

Así de sencillo es el funcionamiento de los coches eléctricos

Aquí ya podemos sacar a relucir una de sus ventajas: los coches eléctricos tienen un funcionamiento muy sencillo.

Un coche eléctrico consta de uno o varios motores eléctricos, según el modelo, que van conectados a una batería recargable, y de los transformadores para convertir la energía alterna en continua.

La energía almacenada en la batería permite al vehículo tener autonomía suficiente para realizar varios trayectos. Y una vez agotada, es tan fácil como enchufar la toma de carga del vehículo a un punto de recarga y estará de nuevo operativo enseguida. Pero, ¿Cuánto tarda en cargarse la batería? Existen diferentes tipos de carga que pueden ser carga lenta de 5 a 8 horas, carga media de 1 a 3 horas, y carga rápida en menos de 30 minutos.

Quizás te estés preguntando dónde recargar coches eléctricos en España, y en este aspecto estamos avanzando cada vez más. Hay diferentes sitios donde puedes recargar las baterías de tu vehículo eléctrico, como en un centro comercial, en una electrolinera en las principales autovías a lo largo del país, o en tu propio garaje. En este último caso necesitar instalar un punto de recarga, ya sea en un garaje privado o en el garaje de tu bloque de viviendas.

Gracias a que funcionan con energía eléctrica, quien tiene un coche eléctrico no tiene que gastar dinero en combustible. Y además se evita que las emisiones de CO2 a la atmósfera sigan aumentando.

Por otro lado, ya que hablamos de ventajas gracias a su funcionamiento, otras de ellas son que con un coche eléctrico se puede circular incluso por ciudades que tengan protocolos de contaminación activos o restricciones de circulación para evitar emisiones. También, ser propietario de un vehículo eléctrico en Madrid y Barcelona permite un gran ahorro a la hora de abonar el impuesto de circulación, el cual se reduce en un 75% del coste habitual. Y por último, que su mantenimiento es mucho más económico y sencillo.