Un coche híbrido es un vehículo que está equipado con dos motores. Uno de los motores funciona con combustible, y el otro motor es eléctrico. Al combinarlos, el motor eléctrico se va recargando conforme se usa el otro, y de esta forma resulta más eficiente.

 

La convergencia hacia sistemas de transporte cada vez menos contaminantes, ha puesto de moda este tipo de vehículos, como una opción sostenible que reduce el número de emisiones contaminantes.

 

En este artículo vamos a repasar cuáles son las principales ventajas e inconvenientes de este tipo de coches.

 

Principales ventajas:

 

  • Son coches menos contaminantes, si los comparamos con un vehículo con motor de combustión.
  • Tienen un consumo más reducido. Los motores híbridos son motores más eficientes, porque aprovechan la energía que genera el motor de combustión para ir recargando el motor eléctrico. De esta manera se consigue un ahorro en el consumo de combustible.
  • Son coches con interesantes ventajas fiscales. Esto depende de la localización concreta, pero estos vehículos suelen beneficiarse der descuentos en el impuesto de matriculación.
  • Son vehículos óptimos para la circulación por ciudad, ya que permiten un mejor aprovechamiento del combustible.
  • Son coches que generan muy poco ruido ya que la mayor parte del tiempo, es el motor eléctrico el que está en funcionamiento, y es prácticamente silencioso.

Si quieres instalar un punto de recarga para tu vehículo híbrido en tu vivienda, garaje o comunidad, ponte en contacto con nosotros.

Principales inconvenientes:

  • El precio de estos vehículos es notablemente superior si lo comparamos con un coche de la misma gama con motor de combustión convencional.
  • Son menos óptimos para circular por carretera, ya que tienen menor potencia.
  • Tienen una autonomía limitada, y necesitan recargarse cada x kilómetros, por lo que es importante tenerlo en cuenta a la hora de planificar un viaje largo por carretera.
  • La mayoría de vehículos híbridos son modelos compactos. Por lo que, si estás buscando un coche de mayores dimensiones, es posible que encuentres opciones limitadas ya que muy pocas marcas han invertido aún en aplicar esta tecnología a modelos de gran envergadura.
  • El mantenimiento suele ser más caro que en los coches convencionales con motor de combustión. El recambio de piezas y las reparaciones en un motor eléctrico son más complicadas y requieren de un profesional que tenga experiencia en este tipo de vehículos.
  • Las baterías constituyen a día de hoy uno de los inconvenientes más complicados de solucionar. Por un lado, las baterías son caras, por lo que su recambio puede suponer un coste demasiado levado. Y, por otro lado, las baterías son tóxicas y no se pueden reutilizar, hecho que complica mucho la gestión de estos residuos cuando llegan al final de su vida útil.
  • No están libres al 100% de emisiones, por lo que los coches híbridos siguen estando en desventaja frente a los coches eléctricos.